• Día: 20/05/2017
  • Distancia: Half (1900m🏊 – 90km🚲 – 21km🏃)

Vuelve el Bilbao Triathlon. Tras las dudas de si haría o no la prueba, por el poco entrenamiento que traía (4 semanas aproximadamente desde que me comunicaron que tenía plaza para el tritón de Zarautz), al final y como siempre, me decidí a probar a modo de entrenamiento cómo preparación a Zarautz.

Este año se me está haciendo difícil buscar los huecos y la motivación para poder seguir un entrenamiento constante y no acabo de coger ritmo, pero animo no me falta a la hora de apuntarme a las pruebas, y no me tiembla el pulso 😂 hay cosas que nunca cambian…

El día anterior a la prueba estaba nerviosa. Quizá era subconsciente que no me dejaba tranquila cuando pienso que no se han hecho las cosas bien. Al día siguiente, los minutos previos igual.

Por fin llega la hora. Me siento en el borde de la plataforma de la ría metiendo los pies. El agua está muy fría, y la chica que está a mi lado me comenta que en la distancia olímpica han salido 5 con hipotermia 😨. Bueno, no importa, tod@s no tenemos la misma percepción ni cuerpo… Me meto y pego unos gritillos para contra restar sensaciones. 

Salida de las chicas

Las chicas esperando a la salida

Por fin dan la salida y pese a que al principio me costaba meter la cara, con calma voy cogiendo un ritmo. Consciente del entrenamiento que llevaba, cojo un ritmo llevadero y pongo el automático tras una chica 🏊. Poco después del giro de las boyas empiezan a pasar los chicos. Alguno que otro me intenta pasar por encima a pesar de intentar apartarme de ese continuo chapoteo incómodo…

Nadando en la ría

Por fin llego a las escaleras, un poco aturdida, y en cuánto voy a ponerme en pie, noto una gran mano que se apoya en mi espalda. No puedo levantarme y en cuanto me quita la mano de encima, lo hace de tal manera que empiezo a tambalearme y a punto estoy de irme al agua de nuevo. Suerte que otro chico por detrás se dio cuenta y me sujeto. Gracias a ese chico, no caí por culpa del otro que me había utilizado de apoyadero municipal… 

Intentando soltar el neopreno tras salir del agua

Intentando soltar el neopreno tras salir del agua

En fin… Intento soltarme el neopreno, pero me resulta imposible, por más que lo intento, no tengo fuerza en las manos de lo frías que las tenía. Así que me voy hasta la bici y me doy tiempo mientras atravieso todo aquel pasillo de boxes… 

Al fin consigo quitarme el neopreno y salir ya en bici. Por delante, 90km con dos subidas al Vivero 🚵. Al que respeto por mi experiencia en esta prueba.

Suave suave, vamos completando las dos vueltas, con el objetivo de comer, hidratarme y guardar fuerzas para la media maratón. Las sensaciones son bastante buenas y el ritmo llevadero. 

Subida al Vivero

Subida al Vivero

Por fin voy llegando a Bilbao. Llego cantando “la abeja Maya”, todo un clásico de la infancia; llego contenta ya que noto que las sensaciones son buenas. Ya sólo quedan los 21km de carrera a pie. En boxes paro a la altura del WC, se me acumula líquido y hay que evacuar 😅. 
Continuo entre los ánimos de unos conocidos, Ibon del que era mi equipo el Mugarra TT y más gente… 

Comienza mi primera vuelta 🏃. Me siento bien, veo a más conocidos y desconocidos que también animan 👏. Me encanta!

Paso por el Guggenheim

Paso por el Guggenheim

Aguantando los últimos km

Aguantando los últimos km

Al comienzo de la segunda vuelta, noto que empiezo a flojera, así que me tomo un gel a ver si revivo un poco, ya que bajando el ritmo no es suficiente. Pasa el tiempo, los km, mi sonrisa se mantiene pero no mejoran las sensaciones. Aprovecho para andar mientras bebo en los avituallamientos. Esta vez me toca sufrir, pero a pesar de ello intento que mi sonrisa no se borre, hasta que por fin en los dos últimos kilómetros, me vengo un poco arriba y entre los ánimos de la gente y al ver más conocidos, comienzo a disfrutar de esos últimos metros en los que la alegría me revive entera y chocando las manos y aplausos mutuos entre el público y una servidora, consigo atravesar la meta!!!🏁

Llegada a meta. Feliz como una perdíz!

Llegada a meta. Feliz como una perdiz!

Vaya, hacía tiempo que no me tocaba sufrir así… 😆 pero ya tenemos el primer MD en el bolsillo, ole! 🎖️

Para encontrar más información acerca de esta prueba, os dejo este enlace.