El domingo 24 aterrizaba en Gernika la prueba de obstáculos llamada Desafío de Guerreros.

Desafío de Guerreros.

Se trata de una prueba con dos distancias, de 5km y de 10 km, en las que se tiene que ir superando diferentes obstáculos y en la que te irás encontrando agua y barro… Sus obstáculos más famosos son el pasamanos de Creta, la Pirámide de Keops y Goliat. Pero también encontrarás vallas, muros, neumáticos, cuerdas, redes, escaleras… y mucha diversión 😄.

Se puede participar de manera individual o por equipos, pero como nosotros no llegamos al mínimo (5) porque no se animó ningún compañero más, pues tuvimos que hacerlo de manera individual a pesar de que hicimos la prueba juntos.

Os dejo su web en este enlace para el que quiera más información.

Previa.

Llegué a Gernika sobre las 9:30 de la mañana (se aconseja llegar una hora y media antes) donde había quedado con mis dos compis de trabajo. Una vez allí, cogimos lo básico y nos fuimos a recoger el “dorsal”. En esta prueba no hay dorsal como en otras. Lo que te dan es un par de pulseras, para poner la de color en la izquierda (la de tu tanda de salida, en nuestro caso rosa) y una negra a la derecha que tiene tu número de dorsal. Y un chip blanco para cronometraje que se pone en la zapatilla como el que te suelen dejar para algunas carreras de running. Y luego una camiseta naranja viva que me encantó (y no porque el naranja sea mi color favorito…😝).

Pulseras Desafío de Guerreros

Pulseras Desafío de Guerreros

Siguiendo la costumbre que tengo en otras pruebas, propuse a mis compis tomar un café ☕ para hacer tiempo y luego prepararnos.

Llegada a Gernika sobre las 9:30 de la mañana...

Llegada a Gernika sobre las 9:30 de la mañana…

Sin darnos cuenta, ya estábamos en las vallas de entrada a la salida. Se salía por “olas” en las que salían un máximo de 300 participantes en cada una. Está bien porque no se masifica tanto.

Salida y llegada del Desafío de Guerreros

Salida y llegada del Desafío de Guerreros

En cada una de las olas se hacía un calentamiento previo a la salida, animado por un speaker que sacaba gente a dirigir el calentamiento y jugar un poco como los Guerreros. Muy divertido! 😄 La verdad es que yo estaba muy emocionada y encantada de la vida en mi salsa…

Foto previa a la prueba. Aún limpitos y relucientes jejeje...

Foto previa a la prueba. Aún limpitos y relucientes jejeje…

El Desafío. Afrontando los obstáculos.

Por fin llegó la hora de salir! A grito de Guerreros “Au, au, au!!” salimos sorteando el primer obstáculo ahí mismo, que se trataba de una valla (no muy alta y asequible comparado con lo que venía más adelante). Luego una red que había que pasar por debajo. Y seguido un contenedor marítimo que se subía a través de neumáticos y se bajaba por una red ancha (como la de los parques recreativos de los críos). De ahí, se subía hacia el monte. Ya en la primera campa nos esperaba el primer chapuzón. Primero teníamos que trepar otra valla, y una vez superada, deslizabas por ella a la primera piscina de barro.

Más arriba nos esperaba otra red para pasar por debajo, y una alambrada de pinchos por la que pasabas a lo soldado en plena guerra arrastrándose por el suelo 😂.

También nos encontramos con un muro de más de dos metros por lo menos. Este estuvo genial, ya que fue un punto donde se acumulaba la gente pero en el que nos ayudabamos los un@s a l@s otr@s. Desde abajo del muro te ofrecían manos para apoyar los pies, subiendo te podían aupar con algún empujoncito. Y desde arriba también se quedaba gente para coger de brazos y lo que hiciera falta a la gente que trataba de subir 😂. Al estilo humor amarillo…

Trotar, andar… Otro obstáculo en forma de pirámide, subir por una especie de red y bajarla… Avituallamiento con agua y enseguida nos encontramos en el parking que está al lado del parque donde hicimos el entrenamiento (post aquí). El parque de los pueblos de Europa. Allí bajamos por las paredes de los distintos “niveles” del parking, vuelta y a subirlas otra vez. Luego subir por unas cuantas escaleras. Más tarde encontramos un par de obstáculos de madera iguales, separados por unos cuantos metros. Eran como unas vallas con los apoyos (tipo escalera) en el lado contrario, es decir, por el lado por el que bajas. De ahí a unas divertidas piscinas de barro separadas por montículos de barro que también había que trepar. Uy! Esto estuvo genial! Me tire en bomba! Salir de estas, y una bajada de barro nos esperaba. Sólo me hizo falta oír a alguien del público que me decía “benga neska! Ipurdia lurrera!”  (venga chica! el culo al suelo!) que sin pensarlo me lancé a por ello! ✊ Vaya bajada! 😂 Que divertida! 🙆 Me encantó! 👏 Fue como retrotraerme en el tiempo a cuando era pequeña…

Seguimos trotando por la campa, y nos encontramos con unos troncos que había que pasarlos de lado a lado sin caerse. 3 intentos. A la segunda para adelante… Más tarde nos tocó levantar unos sacos (las chicas 2, los chicos 4 😫). La verdad que no me costó mucho llevarlos e incluso me dió para poder ayudar a otra chica que la pobre iba que no le daba con los sacos, así que le cogí uno y el otro se lo sujete desde atrás con mi otra mano. Por lo menos respiró un poco 👍…

En ese punto oímos la ambulancia y como alguno decía por ahí que había alguno con el tobillo roto! 😰 Había que andar con cuidado, sobre todo por la campa que tenía agujerillos por ahí, fácil de “meter la pata” literalmente.

Y después de eso, ya empezó lo que para mi fue lo más durillo de la prueba. El último 1,5/2 km finales más o menos.
Cruzamos el río y nos encontramos debajo de un puente donde colgaban unas cuerdas con nudos. En este punto también había avituallamiento. Aquí ya oí a algun@ pedir al responsable del “obstáculo” el número de “burpees” que había que hacer si no lo superabas. Yo quería intentarlo, como mis compis. Probé con una cuerda, pero entre los restos de barro que ya tenía la cuerda y el de las zapatillas… No estaba nada fácil. No pude la primera vez. Cambié de cuerda y nada, y la siguiente ya me concentré más en ir sujetándome nudo por nudo y mis compañeros cogieron la cuerda por abajo. Y así, descansando en cada nudo según subía, conseguí tocar la base del puente. Buf! Lo que costó… Tras de mí, lo intento mi compi Pablo. Misma jugada, pero éste sin descansar mucho, poco a poco también consiguió tocar el puente (los chicos subían un cacho más que las chicas). Ole!

A partir de esta prueba ya, empezó la marcha. Las siguientes nos tocó, saltar otro muro de los altos (que pude hacerlo por mi misma), arrastrar unas ruedas de camión que pesaban bastante (aquí lo mismo para ambos sexos), otra prueba con unas cuerdas de las cuales colgaban 2 o 3 neumáticos, que había que tirar hasta alzarlos hasta arriba del todo. Todas estas ya me fueron dejando los brazos cada vez más machacados. De por si no tengo mucha fuerza en los brazos, así que, cada esfuerzo que iba acumulando ya se iba notando…

Llegamos al obstaculo llamado “el pasamanos de Creta”, que consiste en dos filas de escaleras metálicas por las que pasabas mediante el impulso y sujeción de los brazos y manos. Ésta la intente dos veces. La primera, entre que los guantes estaban mojados y resbalaban y las fuerzas de la parte superior del tronco ya no daban para tanto esfuerzo… volví a intentarlo sin guantes, porque intuía que agarraría mejor. Pero la verdad es que mis brazos, hombros y toda esa zona ya la tenía temblando, no me daban las fuerzas… Así que, en esta me tocó hacer los famosos “burpees” de castigo (15).

Después de esta prueba, ya entrábamos de nuevo en civilización guernikesa. A trote como podíamos íbamos recorriendo el último kilómetro aproximadamente. Pensando que ya no quedaba casi nada, cruzamos un puente con escaleras que pasaba junto al campo de fútbol en el que hace años correteaba banda arriba y banda abajo… (en mi época futbolera). Y de repente… Dios! Toma Litri! La Pirámide de Keops ante nosotros! Buf! Se trata de otra prueba en forma de “pirámide” en la que vas trepando con la ayuda de una cuerda. Bueno, aceptamos barco… la subí bastante bien.
 

Y al fin nos esperaba Goliat! La rampa de las rampas. Una estructura de madera (como la mayoría de los obstáculos) con forma de media U con bastante altura. Vamos, que tenías que ayudarte de mucha carrerilla, y aún así el tema estaba complicado. Pero ésta era otra de las típicas pruebas donde se van agolpando (los que consiguen subir) en la parte de arriba para ayudar a otr@s a seguir subiendo. Mis dos compis se lanzaron. Primero Eka, que se lanzó como un tigre y subió de sobra. Después Pablo como un Titan. Y cuando tuve un hueco, ahí que iba yo. Carrerilla a tope y a lo loco! No me dió tiempo ni a engancharme a la madera con las manos. Según llegaba arriba mis compis me cogieron “al vuelo” uno de cada brazo, y como si fuera un saco de patatas, para arriba! jajaja… Prueba superada!

Lo último que nos encontramos antes de cruzar la meta, fue una última “charca” algo diferente a las anteriores. El agua estaba negra, y olía…! Como olía aquello!! A fétido total!!! 😱 Buf! Viendo que no era muy ancho… opte por dar un gran salto e intentar no meterme ahí… Barro y todo lo que tu quieras de lo que pasamos, pero no me apetecía ya llegar con ese olorcete y convertirme en un pedo con patas… jajaja

Llegada a meta desbordando felicidad

Llegada a meta desbordando felicidad

Y así de subidón por la llegada a meta, nos cogímos los tres compañeros de las manos, y cruzamos la meta haciendo La Croqueta!!! Si, la maravillosa croqueta como la que hice en la meta del triatlón de Zarautz. Toma croqueta!😂

Haciendo la Croqueta al entrar en meta

Haciendo la Croqueta al entrar en meta

Tras la prueba. Ya con barro y la alegría en el cuerpo aumentada

Tras la prueba. Ya con barro y la alegría en el cuerpo aumentada

Prueba superada!

Prueba superada!

Que sensación más buena la de acabar una prueba así. Lo que me pude reír. Me lo pasé como una auténtica enana en toda la prueba. Y lo mejor de todo… Que estoy deseando repetir!!!😄

Ya somos Guerreros oficiales!

Ya somos Guerreros oficiales!

Como sabe esa medalla de Guerrero!

Como sabe esa medalla de Guerrero!

Mi primera medalla de Guerrera!

Mi primera medalla de Guerrera!

Si queréis ver fotos de la prueba para haceros una idea de los obstáculos y demás, en este enlace las encontrareis. La verdad es que no tienen desperdicio…