Este sábado hice la mañana en Gernika (Bizkaia). Hasta allí me llevó el entrenamiento que se había organizado con motivo de la prueba Desafío de Guerreros que se celebrará allí mismo el día 24 de este mes.

Una vez más, con mi compi inseparable de aventuras, Pablo. Una vez más, con ganas de ver que nueva embajada nos espera…🤔

Ni el tiempo ni mi cuerpo estaban para tirar muchos cohetes, pero ésta no me la podía perder. Por un lado, por saber qué se cuece en este tipo de eventos y por el otro, siempre estoy dispuesta a echar unas risas con mi compañero y disfrutar de lo que estos jaleillos nos deparan 😝. Así que, siguiendo con la rondita de Bisolgrip’s que empecé el viernes, cafelito y para Gernika a sonreír al mal tiempo 😆🌧️.

En el parking me encontré con mis dos compañeros de trabajo. Pablo, emocionado por la inquietud del “entrenamiento”, y Santos, que iba a estar “al otro lado de la valla” del parque, en los jardines del museo Euskal Herria. ¿Que qué hacía este otro allí? Pues “acampar” entre caballeros medievales. Si, este fin de semana, el museo acogió el Campamento medieval. Os dejo la información aquí sobre el evento… 

Entrenamiento Desafío de Guerreros

A pesar de que de camino a Gernika había estado lloviendo, al llegar allí parece que había parado. Para empezar sin escusas…

Un grupo bastante numeroso aguardaba la apertura de la valla al Parque de los Pueblos de Europa, donde tendría lugar dicho entrenamiento. A las 10:00 nos abrieron y tod@s para adentro tras el entrenador.

Comenzamos a calentar dando unas vueltas por el parque a trote. Y poco a poco fuimos metiendo ejercicios, circuitos…

Nos explicó como hacer los famosos burpees, y del dicho al hecho. Luego también cayeron sentadillas.

Uno de los circuitos consistía en correr 🏃 unos metros y luego arrastrarse otros tantos por el suelo, simulando como si tuviéramos un obstáculo (tipo una cadena de pinchos o algo de eso) por encima del traserillo. Por lo que había que intentar bajarlo, mientras intentas avanzar con piernas y brazos a lo soldado en plena guerra…

Mientras me arrastraba con todo mi empeño en una de las vueltas, noté “contacto” en la suela de mi zapatilla. Algo así como cuando estoy nadando en las pruebas de triatlón y los primeros chicos empiezan a pasarnos como si no hubiera un mañana) 😰. Bueno, sigo sin darle importancia. Y de repente, zas! 💥 otra vez! El mejillón que venía detrás creo que no sé si era consciente de que lo que estábamos haciendo formaba parte de un ENTRENAMIENTO oye! Un poquito de por favor…

La siguiente vuelta, el zasca se la llevó mi compañero 😂, que incluso le vio poner caritas, con respecto a otra chica que después le tocó delante, y no dejaba avanzar a este “mejillón bala”. Por lo que veo, siempre tiene que haber algun@ así en todas partes… en fin…

Luego hicimos otro ejercicio que consistía en subir a la valla que rodeaba el parque, y recorrerla agarrados a ella unos cuantos metros. Primero hacia un lado, y luego de vuelta, subir otra vez y hacia el otro.

También hicimos otro ejercicio en los bancos del parque. Consistía en agarrar el banco desde la parte de atrás, y saltar a la parte donde te sientas, y seguido, otro salto para volver a la posición inicial. Vamos, saltos de lado a lado del banco.

Otro circuito consistía en subir la cuesta de la campa “rápido”, tocar el muro y bajar para finalizar la vuelta haciendo burpees de diferente tipo en cada vuelta (normales, invertidos…). 3 en total. Este para que aprendamos a administrarnos el esfuerzo.

Y antes de dar por finalizado el entreno, otro circuito. Me recordaba a los juegos que nos hacían en la clase de educación física en el colegio. Consiste en trotar alrededor del parque, y cuando el entrenador decía un número (bueno, que entre que no gritaba mucho y estaba medio sorda del catarrillo…) se hacía un ejercicio, tipo… “1!” sentarse, “2!” tumbarse, “3!” burpee… y así… (anda que nos quedamos a gustito con los burpees jajaja…😅

Tocó mojarse un poco 💦 porque la hierba estaba mojada. Pero aguanto bastante bien el entrenamiento. Incluso despejó al final para sacar la foto. Vamos, que acabamos haciendo la foto con sol y todo! Que vista así… parece que ni había llovido…

Participantes del entrenamiento Desafío de Guerreros

Participantes del entrenamiento Desafío de Guerreros

Conclusión

Pues me gustó bastante 👌, aunque me costaba hacer un poco los ejercicios por el estado en el que estaba y porque no estaba acostumbrada a ese tipo de movimientos o lo que fuera. El resultado ha sido, unas ganas tremendas de que llegue el día de la prueba para reírme ya en el ansioso barro con mis compañeros. Y, toma agujetas! que llevo arrastrando durante los días posteriores…

Otra cosa que me sorprendió gratamente fue la cantidad de chicas que había. Pues éramos casi la mitad de los que estábamos allí salseando! Vaya bien!👏

Y de ahí, al campamento base del al lado…🏕️🎪

Campamento medieval

Bueno, ahí estaba nuestro otro compañero de trabajo en su salsa. Habían montado las tiendas esas tan chulis que tienen y algunos aún andaban preparándose. Entre ell@s él. Así que nos fuimos a tomar un café ☕ Pablo y yo.

A la vuelta, ahí estaba el Santos dándolo todo. Y es que me encanta verle así. Le encanta lo que hace. Ahí estaba rodeado de personas (adultos y niñ@s) a las que estaba explicando la indumentaria, los instrumentos de batalla 🏹y demás de los caballeros de los siglos XI y XIII.

Bueno, mi momentazo llegó cuando fui la voluntaria que Santos reclamó, para representar a un caballero de esos siglos. Vamos, que en un momento, pasé de ser una caballera del siglo XI a teletransportarme al siglo XIII y convertirme en otra de este último siglo. ¿Cómo te quedas? Ahí está, mi gran cambio… Ni el Pelayo en el Cámbiame de Tele 5…

Comienza la transformación

Comienza la transformación…

Caballero del siglo XI

Caballero del siglo XI

Transformación al caballero del siglo XIII

Transformación al caballero del siglo XIII

Viajando 200 años en un minuto!

Viajando 200 años en un minuto!

Acabamos la mañanita, con nuestro “minuto” de regreso al parking, se convirtió en el sprint final (si, si, así literal) puesto que se puso a llover ⛈️ mientras brincábamos alegremente de un lado a otro del riachuelo que pasaba por allí… ¿Para que? Para eso, para que quedara cerrada la gran mañana. Con un gran SPRINT FINAL bajo una chaparrada del 15 que paró justo al llegar a nuestros coches… manda… ole!