Objetivo

Bueno, a pesar de que el arranque tras enfermedad nunca será fácil, la primera semana ya está superada. A costado y costará aún coger la marcha. Hemos arrancado que es el primer paso. Esta semana me he centrado en rodar un poco en bici, un día de piscina suave, y otro día que probé a correr. Mi objetivo de esta semana era arrancar pero sin agobios.

2 semanas seguidas alcanzando picos de 39 de fiebre y otra de reposo, son 3 semanas sin haberme movido. Por ello, lo único que he buscado es moverme, sólo moverme. A sensaciones, sin forzar la máquina, sin sentir jadeos, solamente intentando reiniciar el cuerpo, sin que la cabeza se agobie más de la cuenta. El simple hecho de parar unos días significa perder parte de lo que se había ganado. En mi caso, y según mi médico del hospital (con el que estuve ayer), me va a costar más de lo normal, como pasa en estos casos. Eso lo tenía claro. La fiebre (y tan alta) deja el cuerpo baldadodificultad… Así que la arrancada ahora, soy consciente de que tiene que ser lenta, con paciencia y sin agobios.

No pasa nada, la palabra PACIENCIA me la he tatuado en la mente y va conmigo en cada respiración costosa. Hay que poner la mente en positivo, sólo hay que mirar hacía delante y pensar que cada vez nos encontraremos mejor.

Hoy mejor que ayer, y mañana mejor que hoyánimo.

Paseo en bici

Sensaciones

Da igual la disciplina. En todas siento que me canso enseguidaapuro. Por lo tanto, sólo me centro en bajar el ritmo, dosificar y llegar al final de cada una de las sesiones que me tocan, sin demasiada sensación de “desesperación”. Aún así, tengo que admitir, que esta semana ha salido varias veces de mi boca eso de “con lo que cuesta coger la forma, y lo rápido que se pierde!”. Pues si. Eso ya lo sabemos, pero por lo menos me sirve para desahogarme jajaja…risas

Conclusión

En la bici es donde mejor me he encontrado. Además, el sábado antes de ir a trabajar pude disfrutar del día tan bueno que salió tras tantos días de mal tiempo.

Zumba, nadar y correr, me he notado más torpe. Pero bueno, lo dicho, con paciencia… Lo mejor de todo, que ya estoy en marcha! A por la segunda semana…ánimo