image

Esta semana a costado ponerse a ello, pero por fin doy el paso. Tras un par de días en el que el hambre me ataca sin piedad y arraso con todo lo que pillo, hoy por fin intento frenar esos impulsos mediante el entrenamiento, con mi música favorita, como no 🎧.
La vuelta a la oficina tras estar en cliente (donde me había hecho con un ritmo en comidas) esta siendo un poco dura.
Más desplazamiento andando, más madrugar, y aún sin encontrar un orden con las comidas que puedan cambiar eso de comer casi a las cuatro de la tarde. Lo que supone un pequeño desastre en el ritmo ⌚.
Habrá que buscar una nueva fórmula con la que consiguir un buen ritmo…😥